[titulo]

Publicada el 1-03-2019
Claudio Rama: "Estamos ante una transformación de toda la enseñanza superior hacia una lógica virtual"

El experto en educación a distancia, Claudio Rama, nos hace un repaso de los temas actuales relacionados con la educación a distancia y nos muestra su visión para el futuro del tema


Whatsapps UCASAL

Visitas: 0

Claudio Rama es investigador, docente, consultor, evaluador y gestor en temas de educación superior con especialización en América Latina. Uruguayo de nacimiento tiene también nacionalidad venezolana y española. Es doctor en Ciencias de la Educación y también en Derecho. Lo suyo es estudiar a quienes estudian y a quienes enseñan por lo que se lo considera un universitólogo. Fue director del Instituto Internacional de la UNESCO para la Educación Superior (IESALC) y es autor de "La tercera reforma de la educación superior en América latina" (Fondo de Cultura Económica) y de otra veintena de libros. Además es economista y se formó en filosofía de la educación, telemática e informática para la educación a distancia, gerencia de la educación, derecho de autor, propiedad intelectual y marketing.

Trabajó en numerosas organizaciones y ha dictado cursos, talleres, conferencias y consultorías en temas de educación superior en más de 430 instituciones y eventos académicos en múltiples países. Es además doctor honoris causa de siete universidades. En la reciente Conferencia Regional de Educación Superior (CRES2018) presentó un informe sobre la educación virtual y las tecnologías que editará próximamente Eucasa, la editorial de la Universidad Católica de Salta (UCASAL), de la que Rama es asesor.

Clases a través de videos, con sistemas de simulación o en plataformas digitales con recursos varios, consultas con los docentes en línea, exámenes vía skype, evaluaciones automatizadas de tipo de elección múltiple, acompañamiento a los estudiantes mediante sistemas robotizados y uso de bots y otros sistemas de inteligencia artificial para apoyar los aprendizajes. La virtualización de la educación superior es un hecho y está cambiando el escenario educativo global. Así lo afirma uno de los expertos en educación especializados en América Latina con mayor trayectoria, Claudio Rama, en un diálogo con UCASAL por videoconferencia desde Colombia.

Director del Observatorio de la Educación Virtual, Rama informa que según los últimos estudios, de 2015-16, la educación a distancia, virtual o "empaquetada" de tipo MOOCs nuclea a cerca del 14% de los alumnos de nivel superior en América Latina. Se trata de unos tres millones de alumnos, diecisiete veces más que en 2002, cuando la matrícula de educación a distancia era de 1,3% y representaba apenas a 180.000 inscriptos. Pero la realidad no es homogénea. En tanto Brasil en esta modalidad representa 23% de la matrícula de nivel superior, en la Argentina es del 7% y, fuera de la región, en los Estados Unidos alcanza el 30%.

-¿Educación a distancia es lo mismo que educación virtual?

-La educación a distancia propiamente es un modelo semipresencial en el que una parte del proceso de aprendizaje se hace a través de un recurso de aprendizaje -un libro, un video, una grabación de audio, un multimedia o un software de simulación-, y la otra parte se hace en forma presencial a través de una actividad tutorial en un aula. Este es el modelo tradicional de educación a distancia que se ha ido consolidando en todos los países desde la década del 70. Sin embargo, con el nuevo escenario de lo virtual, que apareció en la década del 2000, se introdujeron fuertes cambios en ese modelo que defino como la prehistoria de la educación a distancia. Con la virtualización la mediación educativa se comenzó a hacer al interior de la plataforma, tanto sincrónica como asincrónica, pero igualmente esta actividad tutorial permite que para algunos se siga llamando educación a distancia. Sin embargo, es una modalidad propiamente virtual ya que la interacción del estudiante con el profesor no se hace en forma presencial sino dentro de la plataforma. Estas dos modalidades, a distancia y virtual, están permitiendo una expansión de la educación no presencial. Hoy ya casi toda la región tiene habilitadas ambas modalidades de enseñanza.

Además, se está consolidando una nueva modalidad de educación virtual conocida como los Moocs (Massive open online courses), cursos masivos abiertos on line. En esos cursos no hay interacción presencial con el profesor en centros de apoyo ni virtual, en la plataforma. Es una forma empaquetada de educación y que, si bien está en una etapa exploratoria en América Latina y aún no se ha habilitado, a escala mundial es la modalidad de mayor crecimiento en la educación no presencial.

"El cambio en la infraestructura tecnológica de la sociedad digital ya se produjo. Ahora vienen los impactos de las economías colaborativas. Aparecerá alguna Uber o Netflix de la enseñanza"

-¿Qué desafíos presentan para el educador estos cambios en el escenario educativo?

-Lo que ha ido cambiando es la forma de enseñanza y de aprendizaje, con nuevas formas más flexibles de gestión y apoyo, y el uso mucho más fuerte de los recursos, las plataformas, los videos, etc. La legislación de los sistemas de educación a distancia requiere que los profesores tengan capacidades y competencias, cursos y tutorías. Es decir, como tarea no es la misma actividad. Según los distintos modelos, los docentes pasan a ser productores de recursos de aprendizaje, o tutores, o evaluadores de trabajos preestructurados. Hay modelos donde esos recursos están hechos, las tareas están definidas y otros donde los procesos de evaluación son externos. La educación a distancia tiene muchísimas más variaciones que la mera enseñanza presencial de tiza, lengua y pizarrón. Ello requiere nuevos paradigmas de regulación, mayor diversidad de los sistemas y una más atención a los resultados de los aprendizajes y que el docente tenga que tener otras competencias genéricas y específicas. En la medida en que el docente trasmita información es claro que deja de ser eficiente; la información está en internet, con  miles de revistas, bancos de datos y publicaciones, miles de videos de cómo se hace esto o lo otro.

-Si se comparan los resultados de las modalidades presencial y a distancia, ¿qué se encuentra?

-Se verifica que los aprendizajes son superiores cuando hay recursos virtuales. Así se constata en Brasil donde tienen el ENADE, examen nacional de aprendizaje, y en los países donde hay evaluación de los aprendizajes al final de los estudios, lo cual permite evaluar y realizar análisis comparativos. Es una discusión similar a la que pudo haber habido hace trescientos años, después de haber aparecido el libro, entre aprender con o sin libro. En su comienzo la educación a distancia tenia tasas de deserción mayores a la presencial, pero ahora son cada vez más parecidas en universidades que tienen sistemas de asistencia, tutoriales y de seguimiento que hacen que el estudiante no abandone y tenga apoyos individualizados. Así, la enseñanza no es de un profesor y algunos recursos, sino de una comunidad de enseñanza en red.

"Es una discusión similar a la que pudo haber habido hace trescientos años, después de haber aparecido el libro, entre aprender con o sin libro".

-Se decía que para estudiar online se necesita mucha autodisciplina. ¿Es así aún hoy?

-En el inicio de la educación a distancia se pecaba de concepciones educativas  demasiado flexible. Ahora no se conciben esos modelos. En educación a distancia, esos sistemas de seguimiento estudiantil deben ser muy fuertes, crecientemente automatizados, siguiendo las trayectorias de los aprendizajes y dando atención individualizada. Inclusive los programas presenciales están empezando a incorporar estos enfoques. Estamos viendo una transformación de toda la enseñanza hacia una lógica virtual. No existe una educación presencial sin plataforma. Y no es una tarea posible del profesor preguntar por qué el estudiante no asistió a clase y atender las particularidades. Ello empieza a ser resuelto por la dinámica de la automatización y la individualización de los apoyos educativos de las instituciones.

-¿Hay temáticas o disciplinas más proclives a obtener una mayor calidad educativa a través de la educación a distancia y otras que no?

-Hay un mito de que las carreras teóricas son más eficientes para la educación a distancia, pero también lo son disciplinas con muchos componentes prácticos. Ver uno en YouTube cómo hacer algo es mucho más fácil que estar con otras cincuenta personas al costado de un paciente viendo cómo el profesor hace el corte de bisturí. La enseñanza de la música que no se pudo masificar en las aulas puede ser realizada mediante procesos robotizados e individualizados de apoyo. Si bien es cierto que algunas carreras requieren más escenarios de competencias aplicadas -ahí está la discusión, entre teoría y práctica-, las formas tradicionales de acceso a las competencias prácticas hoy también empiezan a poder desarrollarse en forma virtual a través de simuladores, inteligencia artificial y realidad virtual aumentada. Tal es por ejemplo el caso de los simuladores y software para aprender a manejar un avión, para los laboratorios, para la enseñanza de matemáticas. Nadie puede hacer arquitectura sin Autocad, y a éste se puede acceder por Internet. No es posible formarse como contador si no se sabe Excel, y en Internet hay infinitos cursos muy buenos para aprenderlo. En Zimbawe, por ejemplo, se está haciendo un gran programa para alfabetizar con máquinas en base a algoritmos, sin docentes. Sin duda todavía hay áreas en las que se requiere la formación y la asistencia docente particularizada, pero estamos en una transición muy compleja que va a cambiar la relación entre docentes, recursos de aprendizaje y estudiantes. Hay quienes proyectan que en 2027 tendremos procesos de enseñanza en los que la interacción sea dominantemente por sistemas virtuales.

"Hay quienes proyectan que en 2027 tendremos procesos de enseñanza en los que la interacción sea dominantemente por sistemas virtuales".

-¿Adhiere usted a esa proyección?

-Como siempre en estos cambios tecnológicos hay una fuerte dosis de utopías. Las transformaciones son más lentas y siempre son distintas de lo que se creía. El futuro no es nunca igual que las utopías. Pero este proceso de cambio de la enseñanza y del aprendizaje requiere una perspectiva más amplia y debe tomar en consideración cómo las instituciones se reconstruyen y cómo las personas están dispuestas a los cambios. Estos serán más amplios, y la flexibilización, la movilidad, el reconocimiento de competencias fuera de las instituciones, el auto aprendizaje, los licenciamientos profesionales, deberán irse ajustando. Estamos en una transición abierta por las innovaciones digitales. El avance de los MOOCS muestra que casi cien millones de personas en apenas cinco años empezaron procesos de aprendizaje virtual. Son nuevos modos de relación más complejos entre el hombre y la máquina, con sus múltiples áreas grises intermedias de tareas estandarizables y tareas creativas. Hay muchas tareas que seguirán siendo hechas por las personas y muchas otras que harán las máquinas. Pero algo en el proceso de enseñanza y aprendizaje cambiará y ya está cambiando más allá de paradigmas resistentes. Esta es la gran discusión. Probablemente en el futuro queden formas de educación presenciales, costosas, tal vez de mayor calidad dependiendo de qué se entienda por calidad, pero las formas masivas tenderán a tener un mayor componente en procesos informáticos de programación e inteligencia artificial y serán virtuales como en otro tiempo y otras tecnologías analógicas fueron la radio, la TV y el cine con respecto a la ópera, el ballet y el teatro.

Es claro que la educación virtual y la disrupción digital es el sector más dinámico de la educación superior y que los países han ido cambiando las legislaciones para autorizarlo. Más allá de un juego lógico de política y de resistencias e impulsos, algunas sociedades avanzan más rápido y otras más lento. Asia viene corriendo a una velocidad enorme.

-¿También en educación a distancia?

-Sí. En simuladores, tipos de formas de trabajo, laboratorios virtuales, bibliotecas virtuales. El mito universitario es un modelo de 1920: la gran biblioteca en el medio, la autarquía, la presencialidad como calidad, el docente como centro de la enseñanza, la distancia con el mercado, un solo modelo de enseñanza, la tiza, lengua y el pizarrón, etc. Hoy el centro universitario está en la red de fibra óptica que atraviesa los campos y está abierta a subir y bajar información global, la meritocracia, las competencias profesionales y genéricas, la multiversidad, etc. Se avanza también en lo que se conoce como Internet 2, la Internet académica que algunos países usan más y otros menos, y se está pasando a un concepto de universidad red que es distinto a la universidad presencial.

"Casi cien millones de personas en apenas cinco años empezaron procesos de aprendizaje virtual".

-¿Qué áreas aún requieren la presencia del docente?

-Las más creativas; de hecho las actividades repetitivas son más fáciles de sustituir por sistemas virtuales. Tiene más información un software como Watson que un docente. Es decir, es más fácil enseñar con una máquina a alguien a hacer un determinado cálculo que enseñarle a corregir un dibujo o una pintura. Lo que cambia es la relación entre hombre y máquina, no es blanco y negro ni tampoco es un escenario tan diferenciado. Se reducen los costos de la informática y crecen las redes. Esto tiene un gran impacto y hay un gran miedo a esta revolución informática que empezó hace cuarenta años y llega hoy a que el 90% de los países desarrollados tengan smartphones y que la cobertura de Internet alcance al 77% a nivel mundial. El cambio en la infraestructura tecnológica de la sociedad digital ya se produjo. Ahora vienen los impactos de las economías colaborativas. Aparecerá alguna Uber o Netflix de la enseñanza.

-¿Cómo se traduce ese miedo en el ámbito educativo?

-Se constata primero en las resistencias a los cambios normativos. En la Argentina, por decir un caso, en 2006 se hizo una normativa de educación a distancia claramente restrictiva, pero los mismos equipos que hicieron aquellas regulaciones hoy reconocen la necesidad de facilitar la apertura a las ofertas. La segunda forma de resistencia tiene que ver con el desarrollo de los valores de la sociedad y los paradigmas intelectuales respecto a si esta modalidad tiene calidad o no. Y también influye cómo la sociedad se va ajustando a estos procesos. Lentamente se van  venciendo esas resistencias, como ha acontecido en todas las anteriores grandes revoluciones tecnológicas y sociales como analizara Krondratief. Un indicador de ello es cómo avanza la matrícula y las autorizaciones de programas. Y esto no es reciente. En la Argentina la UCASAL ha sido génesis en esta materia, en el sector privado y durante muchos años como lo fue la Universidad de Quilmes en el sector público y como lo es hoy la Universidad Siglo XXI. Esto muestra que las instituciones logran escenarios más eficientes para responder a la demanda.

Franja UCASAL

Ver más noticias

Azul UCASAL
Sede Central: Campo castañares - (Salta - Argentina) Tel.: 54-0387-4268800 / 0810-555-822725 (UCASAL)
Anexo Centro: Pellegrini 790 (Salta - Argentina) - Código Postal A4402FYP.
Dirección de Informática - © - 1963 - 2017 UCASAL - Todos los derechos Reservados.